6 nov. 2011

Ventresca de merluza con salsa de limón sobre cama de patata ...


Como disfrutamos con este plato ....

A veces, esos días en los que no sabes muy bien qué hacer resultan los mejores. Lo único que tenía claro es que me apetecía merluza, hacia días que no la comía y tal vez por variar decidí que tocaba, pero eso sí diferente.

Estuve pensando y pensando cómo hacerla y al final se me ocurrió con salsa de limón, total si después de hacerla a la plancha o al vapor le añado unas gotitas de limón porque no con una salsa cítrica.

Así que dicho y hecho. Lo de las patatas se me ocurrió en el mismo momento en el que empezaba con la preparación. La combinación un acierto, esta salsa le va a la merluza como anillo al dedo y si ya la acompañáis con un buen vino blanco afrutado el éxito está asegurado.

La preparación es sencilla, lo que os llevará un poco mas de tiempo es la salsa pero merece la pena. Desde luego si os queréis lucir en una cena o comida no dejéis de preparar este plato, acertareis seguro.

Sé que no he descubierto nada, pero que queréis que os diga me hace ilusión que esta idea haya resultado tan bien. Por cierto, tenía mis dudas con las patatas pero en cuanto probé en un solo bocado, patatas, ventresca, salsa, se despejaron por completo.

Como me ha sobrado un poquito de salsa probaré otras combinaciones y ya os contaré.

Espero que lo disfrutéis tanto como nosotros, vamos con la receta ...

Ingredientes para 4 personas:

8 trozos de ventresca de merluza - 1 limón - 6 patatas pequeñas - sal - pimienta - 1 c/c jengibre seco en polvo - 2 c/c de maizena - 1 yema de huevo - agua de cocción de la ventresca - AOVE 

Preparación:

Empezamos preparando las patatas, las limpiamos sin quitarles la piel, y las preparamos para asarlas en el microondas. Una vez limpias las colocamos en un plato con una taza de agua. Yo pongo la taza con agua en el centro del plato y alrededor las patas. Las metemos en el microondas durante 15 ó 20 minutos dependiendo del tamaño de las patatas y de la potencia del microondas. Es una manera de hacer unas patatas asadas rápidamente. Si no queréis utilizar el microondas podéis hacerlas también al vapor, eso sí cortadas ya en rodajas. Se hacen enseguida y si no las habéis probado nunca cocinadas así os animo a que las hagáis os sorprenderán.

Mientras se nos van asando las patatas ponemos la ventresca de merluza en la vaporera, yo tengo una estupenda de lekue. 

Cogemos una olla, le ponemos 2 dedos de agua y la llevamos al fuego. Colocamos la vaporera con la ventresca y esperamos a que empiece a hervir el agua. Cuando veamos que empieza a hervir en unos dos minutos tendremos al ventresca, pasado este tiempo retiramos del fuego y reservamos. Guardamos un vaso de los de agua, unos 200ml, con el caldo de la cocción de la ventresca.

Para la salsa limpiamos bien el limón y rallamos un poco de la piel del mismo, a continuación lo exprimimos y mezclamos el zumo con la piel rallada. En el recipiente donde tengamos el zumo de limón añadimos las dos cucharaditas colmadas de maizena. Removemos bien hasta que se integre perfectamente y no tengamos ningún grumo. Salpimentamos y le agregamos la cucharadita de jengibre seco, mezclamos bien.

En un cazo agregamos el zumo de limón con la maicena, el jengibre y la sal y llevamos al fuego, incorporamos el caldo de cocción de la ventresca sin parar de remover con una cuchara de madera, a fuego suave, hasta que veamos que empieza a espesar. En este punto apartamos del fuego y le agregamos la yema de huevo, batimos bien y volvemos a llevar al fuego sin parar de mover para que no se nos corte el huevo. Rectificamos de sal si fuera necesario. Seguimos removiendo sin parar suavemente hasta que espese un poquito más. No tiene que estar muy líquida, ni tampoco muy espesa, en cuanto veáis que tiene una textura brillante ya está.


Nuestras patatas tienen que estar ya hechas, al sacarlas del microondas introducir en agua muy fría y así paramos la cocción. Cuando hayan perdido un poco de calor les quitamos la piel y las cortamos en rodajas de 1/2 centímetro de grosor.

Emplatado:

En un plato que habremos mantenido caliente colocamos primero las rodajas de patata a forma de cama. Rociamos con un poquito de AOVE, si contamos con spray mejor. Ponemos encima de las patatas dos trozos de ventresca de merluza y espolvoreamos un poquito de sal sobre la ventresca y las patatas. Por último, con una cuchara repartimos tres cucharadas de salsa de limón cubriendo la ventresca y las patatas.

Y ya tenemos listo nuestro plato. Ahora solo queda dar buena cuenta de el.

Aclaraciones:

c/c: cucharadita de café
Podéis utilizar cualquier parte de la merluza, eso sí, sin espinas. Es un plato para disfrutar sin obstáculos. 

¡¡¡ A DISFRUTAR !!!

2 comentarios:

  1. Mi madre también solía cocinar la ventresca de merluza de esta forma, con salsa de limón! Yo no lo he probado nunca porque ella no me pasó la receta y no sabía muy bien cómo hacerlo, pero creo que lo voy a recuperar! Lo único es que ella no ponía patatas, pero bueno, supongo que es versionable ;)
    Martina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanto me alegra saber Martina que te he ayudado a recuperar una receta de tu madre, espero estar a la altura. Yo le puse patatas para hacerlo un plato más completo, pero son totalmente prescindibles. Espero que te guste y muchas gracias por compartirlo conmigo.

      Un abrazo,

      Eliminar