3 nov. 2011

Tortilla de calabacín y patata ...


A quien no le gusta una buena tortilla, a mí desde luego me encantan, así que he elegido este sencillo plato para volver después de este largo tiempo de sequía.

No he dejado de cocinar, ya que tengo una buena colección de fotografías pendientes de ser publicadas, pero otros temas me han tenido muy ocupada y con muy pocas ganas de sentarme a trabajar en el blog. Os pido disculpas por mi pereza, tendré que hacer un propósito firme de enmienda.

Como os decía me encantan las tortillas, sobre todo de patata, verduras o queso. Cuando no sé que comer me hago una tortilla y solucionado, poco a poco os iré publicando mi colección de tortillas esperando que sean de vuestro agrado.

Si alguien no ha probado nunca la tortilla de calabacín le animo a que la pruebe, le sorprenderá.

Esta receta es apta para intolerantes a la lactosa, celíacos y vegetarianos.

Ingredientes:

1 calabacín grande - 2 patatas medianas - 3 huevos - sal - AOVE

Preparación:

Lo primero que vamos a hacer es lavar bien el calabacín, una vez bien limpio lo secamos con papel de cocina y lo cortamos en brunoise (en dados pequeños). A continuación pelamos y limpiamos las patatas, cuando ya estén peladas y limpias las rallamos con la parte más gruesa del rallador de cocina. Reservamos.

Ponemos una sartén a calentar con tres cucharadas de AOVE, mientras se va calentando el aceite batimos los huevos.

Cuando el aceite esté caliente añadimos primero el calabacín, le añadimos sal y removemos bien con una cuchara de madera. Seguidamente añadimos la patata rallada, integramos bien con el calabacín y rectificamos de sal. Bajamos a fuego medio.

Para acelerar la cocción y que no se nos quede seca tapo la sartén con una tapa para que se nos cree un poco de vapor. Vamos removiendo de vez en cuando, vigilando que no se queme, cuando veamos que el calabacín coge un ligero color dorado subimos el fuego y agregamos los huevos batidos. Rectificar de sal si fuera necesario.

Tener en cuenta que la pata al estar rallada se nos hará enseguida. 

Procurar que se integren bien los huevos con el resto de ingredientes, bajar el fuego otra vez a media llama para que se vaya cuajando poco a poco. Cuando veamos que empieza a cuajarse le damos la vuelta con la ayuda de un plato o un vuelve tortillas, que siga cociendo durante un par de minutos o tres.


Yo le doy la vuelta un par de veces más para que se dore ligeramente pero no se cueza mucho por dentro, así queda más jugosa. Cuando esté dorada por ambos lados colocar en un plato y dejar que se temple un poco.

Y ya la tenemos lista. Al estar la pata rallada no se aprecia a simple vista, pero sí que se nota su textura y sabor. El calabacín suaviza mucho el sabor de la tortilla.


Si os gusta mucho el calabacín os animo que hagáis esta misma tortilla pero sin patata, sólo calabacín y ya me contaréis. La de calabacín es una de las preferidas de mi padre.

¡¡¡ A DISFRUTAR !!!


2 comentarios:

  1. Te ha sobrado? Se dónde vives... Me he comprado tuppers nuevos...

    tralariii, tralaraaa...

    ResponderEliminar
  2. Ya lo siento ya, pero ni una miguita chiquitita. Jajajaja

    ResponderEliminar