27 feb. 2013

Tapa de cocido ...


Volvemos con otro "día de" en Twitter, esta vez organizado por mi querido amigo @JosinhoSilva de "Cocina&Kuchina" que nos propone el #diadelacuchara

Logo realizado por Caty de Circus day
Tenía varias recetas pensadas para este día desde que me enteré que se iba a rendir homenaje a tan magnífico cubierto. Siento debilidad por los platos de cuchara, me da igual si son purés, sopas, guisos, potajes, cocidos, etc con tal de que esté calentido y tenga que utilizar este cubierto. 
Pero y como ya es habitual en mí, en el último momento cambie y preparé este plato, que anda que no le tenía ganas. No al cocido, la verdad, sino a esta presentación. La vi hace ya un tiempo en la televisión, creo que en un telediario pero no me preguntéis ni por el cocinero, ni el restaurante. Tengo memoria selectiva lo admito y sólo retuve en mi memoria la imagen, esa bola de patata que escondía en su interior el resto de ingredientes de un cocido. Así pues, y conociendo a Josinho y su debilidad por alguna de mis creaciones ;-) como los "Mejillones con espuma de azafrán", me decidí a probar con esta presentación original de un cocido, por lo menos como tapa no está mal. Espero que te guste Josinho, aunque sé que ya a estas altura no tienes muchas ganas de cocido ;-)


La preparación del cocido la verdad no tiene mucho misterio aunque luego le demos o adaptemos a nuestros gustos. A mí me gusta el cocido caldoso, que es como se ha comido en mi casa toda la vida, no puedo con los garbanzos secos por un lado, la verdura por otro y utilizar el caldo sólo para hacer sopa. Lo que conlleva que prácticamente nunca pida cocido fuera de casa, aclarados mis gustos con respecto al cocido os paso a explicar cómo he preparado este.

Ingredientes:

2 huesos de jamón - 2 rabos de cerdo - tocino - morcilla - chorizo - cardo cocido (no tenía penca de acelga) - 400 gr de garbanzos puestos a remojo la noche anterior - 3 patatas medianas - sal

Preparación:

Primero ponemos los huesos de jamón en agua fría y llevamos a ebullición, cuando hierva dejamos así entre 5 y 10 minutos, pasado el tiempo tiramos este agua y volvemos a cubrir los huesos con agua fría. Esta operación la hice cuatro veces hasta que queda un caldo clarito nada graso. En el último cambio ya dejo cocer lentamente durante una hora quitando la espuma que se vaya haciendo. Claro pensareis que quito todo el sabor del jamón, con lo cual el caldo ya no tiene ninguna gracia, pero no me gustan nada los caldos grasos y que tengan algún sabor rancio debido a los huesos.

En otra olla hago lo mismo con los rabos de cerdo, el tocino y la morcilla y el chorizo, los cubro bien de agua fría y lo llevo a ebullición, pasados 5 ó 10 minutos le cambio el agua, quito el chorizo y la morcilla que reservaremos para más adelante, volvemos a llevar otra vez a ebullición y ya dejamos cocer a fuego lento. Cuando veamos que se va haciendo espuma la vamos quitando.

Dependiendo de los garbanzos que utilicéis tendrán que estar más o menos tiempo cociendo, estos que utilicé yo (que no sé de que tipo son porque me los regalaron) no son de los que se deshacen pero quedaron tiernos y enteros que para la presentación quedan mejor, eso sí estuvieron cociendo durante tres horas y eso que los tuve a remojo durante toda la noche. Los tuve cociendo durante todo este tiempo a fuego medio con el tocino y los rabos de cerdo, cuando se iba reduciendo el caldo le iba añadiendo del de jamón en lugar de añadirle agua.

Mientras se nos van cociendo los garbanzos pelamos y limpiamos las patatas intentando que nos queden los más redondas posible. Cuando ya las tengamos con un vaciador vamos poco a poco y con cuidado vaciando la pata por dentro. No desechéis la patata que quitemos, ya que la añadiremos luego.

Cuando los garbanzos ya estén prácticamente cocidos agregamos la patata con mucho cuidado para que no se deshagan, las vaciadas y los restos. En este punto añadí también el cardo que tenía ya casi cocido. Normalmente suelo ponerle penca de acelga, me gusta más pero como se me olvidó comprar pues con cardo. En mi casa no se le ha puesto más verdura que la patata y la penca de acelga, la verdura justa para que suavice el sabor según decía mi abuela. En este punto es cuando rectifico de sal, es decir lo pruebo y si veo que está un poco soso le añado algo de sal pero no mucha porque aún nos queda por introducir la morcilla y el chorizo.

En los últimos cinco minutos de cocción agregar la morcilla y el chorizo.

Emplatado:

Con cuidado sacamos las patatas y las vamos rellenando con los garbanzos, la verdura en trocitos, así como el chorizo, la morcilla y el tocino y la carne del rabo de cerdo o de jamón, hasta que esté bien llena.

La colocamos boca abajo en el plato o cuenco donde la vayamos a servir. Apartamos un poco de caldo y unos garbanzos que trituraremos bien para espesar el caldo con el que regaremos la patata. Servimos con un buen vino tinto y una rebanada de pan, de centeno integral en mi caso.


Y ahora sólo nos queda coger la cuchara y celebrar como se merece este #diadelacuchara.

Como nos habrá sobrado cocido y, ya abierto el apetito, podemos seguir dando buen uso a nuestra cuchara y comernos un buen plato de cocido. Buen #díadelacuchara

Foto dedicada a mis compis del "Club de la croqueta" que menudo cachondeo nos llevamos.
¡¡¡A DISFRUTAR!!!

6 comentarios:

  1. Qué bueno y original!! me encanta la idea.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Impresionante!!! Me has dejado sin palabras....

    ResponderEliminar
  3. Gracias Los blogs de María y Pilar Gil me alegra que os guste.

    Besos,

    ResponderEliminar
  4. Jajajjaja, exagerada Delantal o Mandil ;-)

    Besos guapa

    ResponderEliminar
  5. Te has marcado una presentación de 10 para este plato tan tradicional.
    ¡Que buena pinta!.

    Pochoncicos.

    ResponderEliminar