8 sept. 2016

SOLDADITOS DE PAVÍA


Volvemos con las recetas de Teodoro Bardají, que dejé abandonas por falta de tiempo, aunque bueno Agosto ha sido vacacional para todas mis compañeras ;-)

Llevaba tiempo queriendo hacer esta receta, así que como me tocaban aperitivos este mes pues me ha venido de perlas.

Si hay un alimento, ingrediente, llamarlo como queráis, que me gusta hasta el punto de no cansarme nunca, es el BACALAO. Se puede elaborar de tantas maneras y me resulta tan sabroso, delicado y sutil que podría decir que es un imprescindible. De hecho, hace ya unos tres años, me fui de propio un verano a realizar un curso a la Escuela de Hostelería Las Carolinas en Santander, cuyo título era "Todo Bacalao" así que ya os podéis hacer una idea. Una semana entera aprendiendo y cocinando bacalao, se me hace la boca agua sólo de pensarlo.

Puestos ya en antecedentes, vamos con la receta que es una auténtica delicia; y además os propongo dos formas de realizarla. Será que como es Septiembre nos viene bien lo del 2x1, jajaja.

Ingredientes:

3 lomitos de bacalao desalado - zumo de 1/2 limón - 1 c/s de aove - pimienta negra molida - 1 c/c de pimentón dulce - harina - 1 huevo - aceite de girasol para freír 

Opción rebozado 2: 100 g de harina tamizada - 1 yema de huevo - 5 g de sal molida - 2 c/s de aceite de oliva - 2 claras de huevo - 100 ml de agua fría

Preparación:


Cortamos el bacalao en tiras, según Teodoro, de unos cinco centímetros de largas por dos de anchas. Preparamos a continuación el adobo con el que estará media hora mínimo, en un recipiente colocamos las tiras de bacalao, el aceite, el limón, la pimienta y el pimentón. Mezclamos bien y reservamos en el frigorífico.


Colocamos al fuego un cazo con el aceite de girasol, calentamos procurando que no se nos queme el aceite. Rebozamos las tiras del adobo en harina y luego las pasamos por huevo batido. En cuanto se doren retiramos del fuego y reservamos en papel absorbente para que pierdan el exceso de aceite.

Freír pocos cada vez para no enfriar el aceite y que el resultado sea seco, dorado y jugoso.

Servir templados.


Os explico ahora como realizar el segundo rebozado.

En un bol ponemos la harina tamizada, la yema de huevo, la sal y el aceite. Mezclamos y vamos añadiendo poco el agua fría hasta formar una masa blanda, lisa y cremosa.

La dejamos reposar entre 1 y 2 horas en el frigorífico.

Batimos las dos claras a punto de nieve, hasta que estén bien duras. Con cuidado la mezclamos con la masa que tenemos preparada.


Pasamos las tiras de bacalao, que tenemos adobando, por harina y luego por esta masa. Freímos en abundante aceite caliente hasta que estén dorados. Reservamos en papel absorbente. Servimos templados.


Según Teodoro esta masa se emplea para todo tipo de fritos huecos (carnes, pescados, legumbres, frutas o dulces) y resulta fino y agradable. Más bonitos, pero pierden carácter, ya que entre tanta masa el bacalao pasa un poco desapercibido. Os dejo las dos opciones y elegir la que más os apetezca.

Espero que os gusten y os dejo ahora con las recetas que nos traen el resto de #FoodBloggersAragón

Marisa "Arroz Lion Dor"
María Pilar "Bonito a la bilbaina"


¡¡¡ A DISFRUTAR !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario