3 ago. 2011

Croquetas de berenjena ...



Hoy toca croquetas .....

Es difícil que no te gusten, pero es bastante habitual que tengas que prescindir de ellas porque estés a dieta, o porque tengas algún tipo de problema o intolerancia.

Pues problema resuelto, estas croquetas están hechas con AOVE y fritas con aceite de oliva lo que resulta más sano y menos graso que si utilizamos mantequilla u otro tipo de aceite. No llevan leche, pero son igual de cremosas y como el queso es para intolerantes no hay excusa para disfrutar de estas croquetas. Y además llevan harina integral, qué más podemos pedir!!!

Esta receta es apta intolerantes a la lactosa y para vegetarianos.




Ingredientes:

500 gr. de berenjena - 100 gr. de queso emmental para intolerantes - 200 ml. de bebida de soja - 20 gramos de harina integral - 1 cebolla - nuez moscada - canela - pimienta negra - orégano - sal - 2 huevos - harina integral para el rebozado - pan rallado - AOVE.

Preparación:

Lavar las berenjenas y cortarlas en pequeños daditos. Limpiar y trocear muy pequeña la cebolla. Colocar tres cucharadas de AOVE en una sartén o cazo, calentar y agregar la berenjena y la cebolla. Pochar a fuego suave hasta que la berenjena se ablande y la cebolla tenga un color dorado. Cuando esté lista la berenjena con la cebolla añadimos la harina y la tostamos, seguidamente agregamos la bebida de soja y batimos hasta que se mezcle bien y se espese, aderezamos con sal, pimienta negra, nuez moscada y un toque de canela. 

Pasamos la masa a un cuenco y añadimos el queso rallado y el orégano, mezclamos bien y dejamos enfriar. Reservamos en el frigorífico hasta el día siguiente.

Para hacer las croquetas preparamos un plato con harina, otro con los huevos batidos y un tercero con el pan rallado para rebozar. Cogemos porciones de masa de croqueta ayudándonos con dos cucharillas y las pasamos por harina, a continuación por el huevo y seguidamente por el pan rallado. Yo las paso una segunda vez por harina, huevo y pan rallado para que tomen más consistencia.

Cuando las tengamos listas las freímos en aceite de oliva bien caliente hasta que estén doradas, cuando las retiremos las ponemos sobre papel de cocina absorbente para desechar el exceso de aceite. Como nos saldrán bastantes con estas cantidades podemos guardar en el congelador las que no queramos freír, y listas para otro día.


Emplatado:


Podemos disfrutar de estas croquetas solas o acompañadas de una buena salsa de tomate.

¡¡¡ A DISFRUTAR !!!


4 comentarios:

  1. Vaya pinta!!!!!
    A mi las croquetas vegetales me salen fatal jeje. Yo creo que es de las pocas cositas que se me resisten.
    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Nunca he probado unas croquetas así, las pongo en la lista de pendientes y si las pruebo te aviso.
    Tienen un aspecto inmejorable, no te habrá sobrado alguna, no?
    Bicos!

    ResponderEliminar
  3. Pues no pierdas la oportunidad, están deliciosas.

    Besos,

    ResponderEliminar