25 ene. 2013

Ensalada de salmón marinado, en dos versiones...


Una de esas noches que no tienes muchas ganas de cocinar, abres el frigorífico y empiezas a sacar cosas según vas viendo, y al final te vas liando y nada acabas haciendo el 2x1. Total ya metidos en harina.

Tenía ya el salmón marinado listo desde hace unos días y no me podía aguantar más, así que me apeteció con ensalada y a ello que me puse. Empecé a cortar las endivias a láminas no muy finas, para hacer una brunoise, y me dio por separar las dos más grandes y las dejé apartadas de momento sin pensar en nada. Hasta que no tuve hecha la primera ensalada, no pensé en qué hacer con las que había reservado. Y al final este fue el resultado y me vi como catadora de mi propia elaboración, jajajaja, no está nada mal. Las dos me gustaron pero la segunda me sorprendió muy gratamente. 

El salmón marinado es muy fácil de hacer, si no lo habéis hecho nunca os animo a hacerlo merece la pena, sólo tenéis que mezclar sal gorda y azúcar (panela en mi caso) a partes iguales. Cogí un lomo de salmón bien limpio de espinas que pesaría unos 700gr, mezcle la sal con la panela (500gr de cada una), eneldo y un poco de pimienta. En un recipiente preparamos una cama con la preparación anterior (sal, panela, eneldo, pimienta), colocamos el salmón con la piel hacia abajo, lo espolvoreamos bien con eneldo seco y cubrimos bien con el resto de la preparación. El salmón tiene que estar bien cubierto, tapamos con film transparente y le colocamos peso encima, yo le puse dos bricks de leche, y lo metemos al frigorífico entre 36-48 horas dependiendo de lo seco que nos guste. Yo esta vez lo tuve tres días, me despiste pero ya veis la pinta que tiene por la foto. Lo limpiáis bien de toda las preparación, yo lo meto debajo del grifo de agua para quitar bien la sal que se haya quedado adherida y seco bien con papel de cocina, tiene que quedar bien seco, lo envuelvo en papel de aluminio y lo guardo en el frigorífico. Aguanta hasta dos semanas, bueno si llega. 


Ya conocéis las estupendas propiedades del salmón rico en ácido omega-3,vitaminas, proteínas, minerales y yodo. A mí me encanta de todas las maneras menos ahumado, que no es que no me guste, pero no es el más aconsejable. Me explico, el salmón ahumado hace que sea más sabroso y fácil de comer pero el proceso de ahumado hace que aumenten las sustancias relacionadas con algunos tumores. Se ha encontrado una relación entre las poblaciones que consumen ahumados, salados y adobados y una mayor incidencia del cáncer. Procurar tomar el salmón ahumado fresco, no dejarlo mucho tiempo en el frigorífico ya que va acumulando sustancias nitrogenadas. 

Con esto no desaconsejo comer salmón ahumado, sólo indico el motivo por el cual yo no lo como al igual que otros alimentos que ya os iré explicando el por qué, por eso lo hago marinado en sustitución del ahumado. Eso sí si sois hipertensos o tenéis problemas de retención de líquidos ni ahumado, ni marinado, la sal es vuestro enemigo.

Bueno y después de esta larga introducción y esperando no haberos resultado muy pesada, vamos con la receta que podéis utilizar para una cena, como aperitivo o cuando os apetezca comer algo fresquito y sabroso.

Ingredientes:

1 endivia - 1/2 tomate mediano - 1/4 pimiento verde - 1/2 palmito - salmón marinado - 1 c/c de mostaza - aove - vinagre de manzana - sal - eneldo seco - sésamo

Preparación:

Limpiamos la endivia y la cortamos en rodajas a lo largo, reservamos la dos más grandes que serán las centrales, el resto de la endivia la cortamos en brunoise y la colocamos en un bol.

Limpiamos y quitamos las semillas del tomate y lo cortamos también en brunoise, añadimos al bol con la endivia.

Procedemos de la misma manera con el pimiento verde. Salamos las verduras que tenemos en el bol (endivia, tomate, pimiento), mezclamos bien y reservamos.

Cortamos el palmito en rodajas y reservamos. Cortamos el salmón marinado en dados de unos 3 centímetros de largo, los cortamos luego por la mitad para que nos queden como en la foto.

Ya sólo nos queda preparar la vinagreta. En un recipiente pequeño mezclamos la mostaza con el aove y el vinagre. Esta vinagreta la dejo al gusto, yo he mezclado la media cucharada de mostaza con dos cucharadas de café de aove y una de vinagre de manzana, pero mezclarlo como más os guste. Batimos bien para que se integren todos los ingredientes y repartimos 2 cucharaditas de café sobre la mezcla de verduras que tenemos en el bol.

Ahora ya sólo nos queda emplatar, así que vamos con la Versión 1


En un plato o fuente con un aro de emplatar pequeño vamos rellenando hasta la mitad de las verduras que teníamos preparadas, retiramos el aro y colocamos encima un trocito del salmón marinado. Dejamos caer unas gotitas de la vinagreta de mostaza por encima del salmón y espolvoreamos de eneldo.

Versión 2


Sobre una fuente o plato colocamos las dos rodajas de endivia que habíamos reservado, repartimos sobre el centro la vinagreta de mostaza y ponemos dos trocitos de salmón marinado en cada una. Coronamos con las rodajas de palmito que habíamos reservado y terminamos añadiendo unas gotitas de la vinagreta sobre los palmitos. Espolvoreamos con sésamo crudo y eneldo. LISTO!!!!

Y hasta aquí nuestras dos versiones sobre la ensalada de salmón marinado que espero os gusten.



Aclaraciones:

1 c/c: cucharadita de café

Si tenéis eneldo fresco mejor que seco.

A DISFRUTAR!!!!

3 comentarios:

  1. Me gustan las dos maneras de hacerlo todo lo que lleva me encanta.

    Besitos

    ResponderEliminar