27 feb. 2014

Sorpresa de longaniza con salsa de queso

Sorpresa de longaniza con salsa de queso
Quien me iba a decir a mí cuando se pusieron en contacto conmigo desde "Embutidos Bernal-Cárnicas Palber" proponiéndome realizar una receta con su longaniza para el jueves lardero, que dicho producto me iba a dar tanto de si.

Os cuento, para llegar a esta receta he pasado por varias elaboraciones, los que me seguís por redes sociales ya sabréis porque lo digo, a veces no obtienes siempre los resultados que imaginas en tu cabeza.

Se me ocurrieron varias recetas, pero buscaba algo distinto ya que el año pasado me puse el listón muy alto con la elaboración de la receta "Longaniza de ternasco con bizcocho de tomate y caramelo de soja", y que a día de hoy me sigue sorprendiendo cada vez que la hago.

Lo primero que se me ocurrió fue un "ferrero de longaniza" (ya estamos con los trampantojos) y a ello que me puse. La idea era hacer una bolita con la longaniza desmenuzada rellena de cebolla dulce al vino tinto y rebozada con almendra en granillo. Poché la cebolla y dejé que se templara, desmenucé la longaniza, puse la cebolla en el centro y con cuidado formé la bolita.

Pasos elaboración ferreros
Ahora sólo me quedaba pasar la bolita por harina, no mucha, por huevo y rebozar con la almendra. Freír en aceite no muy caliente, no queremos que la almendra se nos tueste mucho, ni que la longaniza se nos quede cruda por dentro. Unas vez fritas ponemos sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite y a probarlas una vez templadas.

Ferreros de longaniza
Tengo que deciros que llegados a este punto estaba emocionada por la estupenda presencia que tenían, había conseguido lo que quería, pero cuando la probé me vino a la cabeza esa famosa frase que utiliza Chicote cuando algo no resulta como parece "le faltaba rock and roll" o al menos eso me parecía a mí. La combinación de la longaniza con la cebolla perfecta, pero al final se apoderaba el sabor de la almendra a todo el conjunto y claro no era eso lo que quería conseguir. Decepción y a seguir pensando.

Como me parecía que estaban algo tristes si los presentaba así solos, el complemento que se me ocurrió fue elaborar una crema de hinojo y mostaza para acompañarlos. De esta pondré la receta otro día porque está de rechupete, vamos que me ha encantado. Como seguía pensando en potenciar el sabor de la longaniza pensé que algo que le acompaña bien son unos hongos o setas, y por qué no, también la patata. Seguía con mi concepto de bolita así que vamos a por la siguiente prueba.

Tenía unos hongos secos desde hace tiempo y les tenía que dar salida, la excusa perfecta. Los puse a remojo en agua caliente unos 15 minutos para hidratarlos, los pasé por agua fría y los sequé bien. El agua del remojo de los hongos la guardé y en ella cocí unas patatas cortadas a gajos con un poquito de sal.

Hongos hidratados
Mientras se cocían las patatas en el agua de hidratar los hongos, desmenucé la longaniza y en una sartén anti adherente, sin apenas aceite (con la grasa que lleva es suficiente), empecé a freír la longaniza. Corté los hongos pequeñitos y cuando la longaniza ya casi estaba añadí los hongos y los tuve en la sartén durante unos cinco minutos más. Aparté del fuego y reservé.

Longaniza frita con hongos
Cuando las patatas estuvieron cocidas las colé para quitar el exceso de agua, no queremos ni una gota de agua, las hice puré y dejé que se enfriaran.

Puré de patatas
Como el rebozado de la almendra estaba descartado pensé en otras opciones, así que mezclé avellanas crudas trituradas pero sin llegar a hacerlas polvo, con la almendra en granillo que también trituré un poco y kikos o maíz tostado en polvo en la siguiente proporción: 1 cucharada sopera de almendra por 1 de avellanas y 2 de maíz. El resultado el que veréis a continuación:

Preparado para rebozar de almendra, avellana y maíz
Bueno pues ya sólo me quedaba el montaje. Con una cucharilla de las de postre humedecida cogí trozos del puré que puse en mi mano, también humedecida si no os resultará bastante complicado poder manejarlo, hice un agujerito en el centro que procedí a rellenar con la mezcla de la longaniza y los hongos.

Rellenando la bolita
Una vez bien rellena con cuidado y las manos mojadas cerré la bolita procurando que el puré quedará bien repartido por todo.

Bolitas ya hechas
Ponemos aceite de oliva en un cazo o sartén que calentaremos pero no en exceso, no tiene que estar humeante. Mientras se calienta, humedecemos ligeramente las bolitas con nuestras manos mojadas para pasarlas por nuestro preparado para rebozar.

Las introducimos en el aceite caliente en pequeñas cantidades y en cuanto veamos que se empiezan a dorar las sacamos a un plato con papel absorbente para que pierdan el exceso de aceite.

Sorpresas de longaniza
Momento delicado, buena presencia pero hay que catarlas....... y esta vez SÍ había rock and roll. Por fin, sabrosas, delicadas y el sabor de la longaniza era el protagonista. Ya tenía mi sorpresa de longaniza, no se me ha ocurrido otro nombre mejor, ciertamente no estoy inspirada. Pero me seguía pareciendo que para presentarlas estaban tristes y solas, así que recurrí a la crema de hinojo que estaba en el frigorífico esperando mejor ocasión y así lo presenté

Sorpresa de longaniza con crema de hinojo y mostaza
Ayss otra decepción, la crema no es que le quite protagonismo es que no le aporta gran cosa. Otra opción a descartar, aunque bueno por lo menos ya tenía el protagonista de la receta elaborado. Tocaba pensar otra vez, algo cítrico?, no demasiado fuerte, lo que suponía adiós a la longaniza. Tomillo, tomillo, algo con tomillo, una crema quizás? No demasiado penetrante el sabor. En fin, al final pensé en el queso que por supuesto combina muy bien con la longaniza, quién no se ha comido alguna vez un bocata de longaniza con queso? Total y en ausencia ya de la falta de ideas y de tiempo decidí que iba a hacer una salsa de queso para acompañar las sorpresas. Vamos con ella.

Para elaborar la salsa de queso cocemos en agua durante 15 minutos un puerro, una cebolla, una zanahoria, una rama de perejil y otra de tomillo con un poco de sal. Pasados los 15 minutos de cocción agregamos el queso rallado, yo he utilizado un queso que tenía al vino tinto pero os vale cualquier queso que os guste y que por supuesto aporte algo de sabor. Cocemos durante 10 minutos el queso con las verduras y pasado el tiempo colamos el caldo y añadimos nata. Mantenemos cociendo hasta que reduzca.

Pues parece que ya está, pues no porque claro y ahora cómo lo emplato. Las sorpresas por un lado y la salsa de queso en salsera para mojar?, no, no me convence. Total que abro mi cajón desastre donde tengo los platos, platitos, vasos, vasitos, y demás utensilios para emplatar y hacer la foto y veo estos mini platos para tapas que ya tenía olvidados. Mira que bien problema resuelto.

Emplatado de las sorpresas de longaniza con salsa de queso
Nervios toca probar, esta vez no podía fallar y menos mal, aunque no sé porque menudo atracón me he dado. Por fin había conseguido estar satisfecha con la receta para presentar en tal día como hoy en el que en muchos lugares de nuestro país la protagonista es la longaniza, por aquello de "jueves lardero, longaniza al puchero" Por cierto, que tanto hablar de longaniza y no os he presentado a la protagonista de este día y que tan bien elaboran los de "Embutidos Bernal-Cárnicas Palber" No dejéis de probarla.

Longaniza Embutidos Bernal
Este ha sido un post largo pero creo que merecía la pena contar todo el proceso, ya que no siempre salen las cosas a la primera lo que no significa que sea malo ya que te da la oportunidad de probar, y probar hasta conseguir lo que estás buscando, que al fin y al cabo es el mejor aprendizaje.


Os pongo a continuación los ingredientes para elaborar las sorpresas de longaniza y la salsa de queso.

Sorpresas de longaniza (con estas cantidades os saldrán unas 12 bolitas):

250 gr de patatas - 50 gr de hongo seco - 100 gr de longaniza desmenuzada y sin piel - agua - sal - aove - 1 c/s de almendra en granillo - 1 c/s de avellanas molida gruesa - 2 c/s de maíz tostado triturado

Salsa de queso:

1 puerro - 1 cebolla - 1 zanahoria - 1 rama de perejil - 1 rama de tomillo - agua - sal - 150 gr de queso curado al vino - 80 ml de nata

Aclaraciones/notas:

Podéis sustituir el hongo seco por cualquier otra seta fresca o seca.

El queso mejor curado que fresco, ya que le aportará más sabor y grasa.

Por supuesto podéis probar a hacer los ferrero de longaniza de los que os he hablado, que a mí no me hayan dado el resultado que esperaba no significa que estén malos ni muchísimo menos, y además todos nos tenemos el mismo paladar.

Sólo me queda desearos que paséis un buen día, que comáis mucha longaniza de la forma que sea y que espero no haberos aburrido con todo este proceso. Buen provecho y ......

Sorpresa de longaniza por dentro
¡¡¡ A DISFRUTAR !!!

10 comentarios:

  1. Disfrutando hasta de leer la receta! mmmmmmmmm.....A por ellas! pero me vas a perdonar, yo lo harécon salchichón fresco riojano, je je, hay que promocionar los productos de la tierra de cada uno. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que lo hayas pasado bien leyendo el post :-) Me parece genial Ana, claro que sí hay que dar a conocerlos y probarlos ;-) Tomo nota de ese salchichón

      Eliminar
  2. Me han encantado todas las recetas!!! Tu, que eres muy exigente!!! Que pinta, por Dios!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Susi que te voy a decir si ya me conoces, ya sabes que sino no sería yo.

      Hacemos intercambio ;-)

      Gracias guapa

      Eliminar
  3. Me han gustado todas, te han quedado estupendas y has trabajado mucho, bsss.Sefa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sefa, la verdad es que al final sí que he trabajado un poco pero ha sido divertido ;-) Me alegra que te haya gustado. Besos

      Eliminar
  4. Madre mía del amor hermoso, menos mal que ha merecido la pena todo el recorrido hecho a manos de una longaniza, estoy seguro de que todas las versiones tenían su puntito de gracia pero finalmente, creo que has acertado de pleno con el queso.
    Que sepas que me siento insignificante a tu lado que yo me comí la longaniza con unos huevos fritos y unas patatas, jejeje.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a ver Jose que te conste que yo lo primero que hice fue comerme un trozo de la longaniza con pan ;-) Afortunadamente la longaniza era grande y dio para mucho, menos mal. Analizándolo igual hubiera sido más acertado titularlo el I+D de una longaniza, jajajaaja.

      Besos,

      Eliminar