19 dic. 2014

El restaurante Quema o donde habita "Chef Manolito"

Restaurante Quema
Desde que me enteré que Chef Manolito se hacía cargo del nuevo restaurante del Museo Pablo Serrano estaba deseando que llegará el día y por fin ha llegado. Bueno el día oficial de la inauguración fue el 12 de Noviembre, pero ha sido el día 13 cuando ha estado abierto para el resto del mundo deseoso de probar las excelencias de este genial cocinero.

Nada más entrar te encuentras con la cocina vista, separada por una gran cristalera, por lo que no te pierdes detalle de lo que allí se cuece. Una barra con taburetes te permite comer frente a la cocina y en el resto de la sala mesas de diferentes tamaños dispuestas con un mantel blanco en una sala no muy grande. Lo justo para comer unas 30 personas, quizás más. Al mediodía menú por unos 30€, bodega incluida, un precio muy asequible teniendo en cuenta la gran cocina que se ofrece; por la noche carta y desde bien prontito por la mañana con desayunos y almuerzos. Vamos que no hay excusas para pasarse en algún momento.


Me ha gustado la sala, su disposición, decoración, ideal en su tamaño. Últimamente me atraen más este tipo de restaurantes "pequeños" donde te hacen sentir más especial.

Esta primera vez fui con mi querida y gran amiga Susana de "Delantal o mandil" gran cocinera, amante de la gastronomía y del buen comer al igual que yo.

Empezamos con el aperitivo, mientras esperábamos la comanda, porque nos gustaron tanto estas aceitunas cortadas con pimentón que son dignas de mención.


Sin mucha dilación aparecieron los primeros, pedimos un plato cada una distinto y así podíamos probar dos cosas. Mi acompañante pidió este "Arroz meloso guisado con callos de bacalao y espinacas"


Yo pedí estas "Gambas en ceviche, puntas de espárragos, rebozuelos y bechamel esponjosa" Imperdonable perderse este plato.


Vamos con los segundos, en esta ocasión Susi pidió una "Merluza sobre pepitoria, miso-garbanzos"


Yo me fui a por el bacalao directamente, así que satisfice mi curiosidad con estas "Cocochas de bacalao fritas, guiso de oreja y morro, pesto picante de perejil" Para repetir dos o tres veces vamos.


Llegamos a los postres y por supuesto mi acompañante estaba claro que iba a pedir chocolate y estaba claro que iba a disfrutar con el "Chocolate, chocolate, chocolate, helado de clavo"


Yo como no soy amante del chocolate me fui a por el queso para disfrutar con esta "Espiral cremosa de queso tronchón, infusión de ibiscos, helado de remolacha y frutos rojos, algodón y rocas" Delicado, delicado.


Maridamos toda la comida con este vino tinto de Rioja tempranillo de 12 meses en barrica "Viña real" que nos recomendaron.


El resultado final fue dejar los platos bien limpios, no rebañé más porque me dio vergüenza ;-)


Como me quedé con ganas de devorar más platos de esta suculenta carta, de deleitarme con el buen hacer de Chef Manolito en la cocina, y con la excusa de conocer en persona a alguien que hace tiempo tenía ganas de ponerle cara, pues volví. Y como no, la experiencia ha vuelto a ser Espectacular!!!

Mi compañero esta vez ha sido @elcocker de el blog "El cocker.com" si todavía no lo conocéis ya estáis tardando. "Democratizar la alta cocina y adaptar platos de grandes cocineros nuestro objetivo" esa es la definición que encontraréis en su blog y detrás una gran persona con un potencial increíble. Un placer compartir mesa y mantel con él.

Empezamos el festín con este aperitivo "Crujiente de crema de parmesano y albahaca" Ligero con cierto toque a limón.


Esta maravilla de "Tartar de tomate con ahumados y toque de especias" fue una auténtica delicia. Cuando el producto y la ejecución es buena sólo cabe el deleite.


Como entrante nos recomendaron, fuera de carta, este cardo con ostra y estaba claro que había que probarlo. El cardo se deshacía en boca de tierno y cuando cogías un trozo de ostra te daba un golpe de mar increíble. "Cardo en salsa verde con ostra Guillardeau" Platazo.


Ya en los segundos y como me quedé con ganas de probar la papada la anterior vez fue lo que me pedí. "Papada ibérica a baja temperatura con viera asada, salsa de piparra y humo" El punto ácido de la piparra le va a la papada de maravilla. Un plato que a priori puede parecer pesado, se convierte en algo sabroso y aligerado gracias a la viera.


Alberto se pidió las cocochas de bacalao, que como veréis han evolucionado y la presentación es diferente de cuando me las pedí la primera vez. Aroma a pimentón embriagador.


Llegamos a los postres, yo me pedí "Manzana asada con helado de canela" así sin darme cuenta entre conversación y conversación me lo comí todo. Bueno como el resto de los platos, que no he dejado ni las migas, pero teniendo en cuenta que el dulce no es lo mío desapareció en un abrir y cerrar de ojos ;-)


Alberto pidió este "Pasión royal, pasión sorbete, manzana verde, kefir, hierbuena y aceite de oliva"  y que no dejó ni las migas, al igual que yo ;-)


Maridamos la comida con un Enate con merlot y syrah, que se va a la lista de la colección de vinos.


Dos experiencias, dos buenos compañeros de mesa y mismo restaurante. Que volveré a no tardar está claro, porque este restaurante es de lo mejorcito que hay en Zaragoza hoy por hoy. Y es así porque hay un gran equipo en la cocina y un gran equipo en sala, donde todo fluye a la perfección debidamente orquestado.

Gracias a Manolito, joven cocinero aragonés con un bagaje a sus espaldas espectacular, y que dará mucho que hablar a pesar de su timidez y su humildad, pero sus platos lo dicen todo y con platos y experiencias así no hace falta hablar mucho más, sólo parar el tiempo y ...

¡¡¡ A DISFRUTAR !!!

3 comentarios:

  1. Tengo que ir a no tardar, me habéis puesto los dientes largos, no larguísimos. Gracias por el consejo.

    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ves y verás Maria Pilar, y si no lo propongo para la próxima ;-)

      Besos,

      Eliminar
  2. Me lo apunto en restaurantes pendientes de visita.
    Un abrazo y Felices fiestas!!

    http://mirecetario.es

    ResponderEliminar