7 may. 2015

Patatas a la pastora del AltoAragón


Como ya sabéis es primer jueves de mes así que toca receta aragonesa, en esta ocasión nos metemos en harina con las "patatas".

Recetas aragonesas con patatas hay muchas y buenas, para mí siempre las "patatas a la importancia" de la yaya; una receta tan simple y con ingredientes tan básicos se convierte en todo un manjar. Si os pasáis por los blogs de mis compañeras Susana, Paula, Marisa, Mª Pilar y Beatriz encontrareis entre otras recetas las de estas patatas que os comentaba .

Pero este mes no he hecho los deberes, y claro os preguntaréis pero si has publicado receta? Pues sí, pero no lo que quería hacer; sabéis que siempre cojo una receta tradicional y luego la reinterpreto a mi gusto, a mi antojo o saber hacer pero siempre respetando la receta y por supuesto el producto. Lamentablemente esta vez no he tenido tiempo, pero os prometo que la publicaré en cuanto pueda porque si sale como tengo en mente va a ser genial. Es laboriosa pero en cuanto tenga tiempo me meteré en faena que tengo ganas de compararlas ;-)

Indagando por el recetario al final me decidí por estas receta porque no la conocía y despertó mi curiosidad. Su origen están en los pastores del Pirineo AltoAragonés, y como podéis comprobar es un plato sencillo y sobre todo económico.

Sin más preámbulos vamos con la receta. A cocinar!!!

Ingredientes (7 pax):

2 kilos de patatas - 100 gr de panceta de cerdo - 125 gr de cebolla - 1 diente de ajo - 15 gr de almendras tostadas - 150 gr tomate natural en conserva - 1 hoja de laurel - 100 ml de vino blanco - 2 pimientos asados - sal - perejil - azafrán - aove - agua

Preparación:

Ponemos al fuego la cazuela en la que vayamos a cocer las patatas, añadimos unos 25 ml de aove y cuando esté caliente agregamos la cebolla picada. En cuanto empiece a dorar incorporamos el tomate y dejamos que vaya cociendo lentamente, a mitad de cocción agregamos el vino blanco y dejamos que la salsa espese y reduzca. Salamos al gusto.

Una vez lista la he triturado, pero no es necesario. En este momento añadimos las patatas peladas y cortadas a gajos, así como la panceta que previamente habremos troceado, en tiras o en trozos pequeños como más os apetezca. Cubrimos bien de agua y por último añadimos la hoja de laurel y los pimientos cortados en tiras. Llevamos a ebullición y en cuanto empiece a hervir bajamos el fuego para que se vaya cocinando lentamente. Rectificamos de sal a lo largo de la cocción hasta que esté a nuestro gusto.

En un mortero machacamos las almendras con el perejil, el ajo y el azafrán, y cuando lo tengamos bien picado lo incorporamos al guiso en el  primer hervor.

Cuando estén guisadas las patatas, a partamos del fuego y reservamos destapadas durante unos 10 minutos para que reposen y el guiso se asiente antes de servir.

Una variante consiste en añadir unos huevos, cinco minutos antes de finalizar el guiso, para que cuaje la clara y la yema quede cruda. Al mezclarlo todo aporta melosidad al guiso.

Emplatado:

Servimos en plato hondo procurando que haya de todo, patatas, panceta y pimiento.


Espero que os guste y buen provecho.

¡¡¡ A DISFRUTAR !!!

2 comentarios:

  1. Ala!!! Así que nos vas a sorprender con otra receta de patatas??? Qué guay!!! Y jo, yo no conocía las patatas a la importancia hasta que no abrí el blog y de hecho, nunca las he probado. Ya le he dicho a Marisa que me invite la próxima vez que las haga, a ti te propongo invitarme cuando vayas a hacer esa próxima receta que tienes en mente,hace??? También llevaré el postre, jajajaja

    Y en cuanto a esta receta, qué decirte! Me encanta y con los fríos del invierno tiene que ser un reconstituyente!!!

    Besos. Paula

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está hecho Paula, ves poniendo fecha y voy preparando los ingredientes. Para mí las patatas a la importancia son lo mejor del mundo mundial si están bien hechas.

      Besos,

      Eliminar